Con las manos en la masa

Lo que daría porque fuese ya de día y su dulce voz me susurrase “lavavajillas”, “espumadera” o “colesterol”. No podía evitarlo. Me había enamorado de ella. Y, ahora, pasar veinticuatro horas sin verla era una montaña demasiado alta que escalar. Las noches eran larguísimas, toledanas; y el recién llegado calor no ayudaba.

Baltic tango - empty room | baltic tango | Ville Hyvönen | Flickr

Pero mucho peores eran los fines de semana, cuando ella me dejaba solo. Como aquel domingo. Vagué por toda la casa, sin un triste partido de futbol que aliviara mi espera hasta el lunes; en aquella rutina que ella, con sus palabras, tanto había aliviado evitando que hiciera alguna tontería.

 

No podía esperar a que dieran las dos y poner el Canal  Cocina en la tele.

 

Imagen: “Baltic tango” de Ville Hyvonen

 

Un comentario en “Con las manos en la masa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s