La familia es lo primero

Las besa con suma conciencia para no equivocarse, diferenciando siempre a quién besa en la boca y a quién en la mejilla. No quiere que su madre, que mira atentamente desde la puerta de la habitación, pueda pensar que no sabe distinguir a su mujer de sus cuñadas y sus hijas.

Podría parecer fácil, pero es un error que ya le ha ocurrido estando a solas.

Porque, aunque sea ya el hombre de la casa, sigue siendo incapaz de enfrentarse a la ira de su madre.

Lleva siéndolo desde el accidente de su hermana; justo el día que empezó a jugar con sus muñecas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s