Lola

Duh! Large Harvard Study Supports What Christians Have Known About ...

Para implorarle que vuelva a casa. Para eso se arrodilla Pablo a los pies de su cama. Lo hace por primera vez, nunca le han enseñado. Junta sus manos con fuerza, iluminadas por la luna llena que asoma por la ventana abierta, y comienza a rezar atropellando las palabras.

Y reza con tanta fuerza y tal fe, quizá desesperación, que sus plegarias son escuchadas. Si se trata de un milagro o de buena suerte, no se sabe; pero ella se arrepiente y, a la espalda de Pablo y sin que pueda verlo, reaparece por el jardín.

 

Oye un ladrido y se asoma  a la ventana.

 

Image: “boy-praying” de justifycole

Un comentario en “Lola

  1. Jejeje creo que la tristeza y preocupación que se siente cuando se te escapa el perro solo es comparable a la alegría que te da cuando lo encuentras!! Muy bonito post!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s