Echando pestes

Pintando aquellos extraños bisontes intentaba hacer tiempo hasta que dieran las cinco. Era mejor montar el circo cuando se acercara la hora de salida. No dejaba de mirar el cajón en el que guardaba el arma mortífera que había conseguido a precio de oro ayer en el callejón.

Por fin se iban a acabar todas las humillaciones y los insultos. Llevaba aguantándolo desde septiembre; ya estaba harto. No iba a aguantar ni un día más.

Cuando sonó el timbre y la profesora se dio la vuelta, abrió su cajón y lanzó la bomba fétida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s