La prueba del nueve

“Es como sale mejor; haciendo la prueba del nueve” decía siempre mi padre cuando repasaba conmigo las multiplicaciones que me mandaban en el cole.

Lo hacía al llegar a casa, tarde como siempre, no importaba lo cansado que estuviera; cada noche encontraba un rato para ayudar a su torpe hijo con las matemáticas.

Hoy soy ingeniero, y mi hijo ya no me necesita para eso; el ordenador le ayuda con  sus dudas.

Y, mientras miro los ramos de flores y leo sus dedicatorias, pienso en cómo ha cambiado el mundo. Mi padre ya no está, y los niños ya no saben cómo hacer la prueba del nueve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s