Use Somebody

(Extracto de la novela “Dejese querer por una loca”  de Diego Manresa Bilbao; a la venta a mediados de noviembre  en Editorial DECH:  https://interdech.com/)

Y entonces sonó nuestra canción.

Más bien, la canción con la que descubrí lo mucho que te quería. Llevaba casi tres meses con miedo a que sonara.  Y sonó en el peor momento, cuando dudaba si besar o no a la chica que había elegido —o que me había elegido, más bien— como primer paso para intentar olvidarte. Y no pasó NADA. No voy a decir que no me vinieran recuerdos, decir eso sería injusto contigo y con lo que tuvimos. Pero no ocurrió nada. No se abrieron los mares, ni  el cielo cayó sobre mi cabeza, ni se acabó el mundo como yo  temía. No tuve ganas de salir de aquel bar, ni de tirarme por la ventana al inmenso vacío del que, de pronto, comenzaba a escapar.

Al sonar aquella canción y no tenerte enfrente, estar con otra persona que, desde luego, no era como tú —ni falta que hacía— y que no parecía que fuera a significar mucho para mí, lo comprendí  todo. Lo que me llevaban diciendo tantas personas como me cruzaba en los últimos meses. Lo que no dejaba de repetirme todo este tiempo pero que aún no había interiorizado. LA VIDA SIGUE. Y sigue sin ti. Por muy importante que fueras, por mucho que te quisiera, por mucho futuro que pudiéramos tener juntos, LA VIDA SIGUE. Por muy guapa que fueras —que lo eres— por muy ilusionado que estuviera, por mucho daño que me pudieras hacer, LA VIDA SIGUE.

Y de repente, empecé a acordarme de momentos contigo, los buenos momentos, y no me invadió ni un gramo de tristeza. Recordé los viajes, las noches juntos, los bares donde estuvimos, aquella primera cita en ese sitio tan cool al lado de Borough Station, y empecé a enmarcar toda nuestra historia con cariño. Alegrándome del tiempo que pasamos juntos y no entristeciéndome de que ya no estuvieras a mi lado. Agradeciéndote la oportunidad que tuvimos, que nos dimos. De todas las experiencias se aprende, y yo contigo aprendí muchas cosas.

Aprendí a valorarme como merezco, a quererme de verdad como primer paso a que otros me quieran. Aprendí a que llega un momento en nuestra vida en que necesitamos cuidar de nosotros, de nuestra salud y de nuestro aspecto. Aprendí que yo, dentro de mi mundo y mis posibilidades, era grande, y que podía hacer que alguien como tú me quisiera, que podía conseguir casi todo lo que me propusiera.

Resultado de imagen de Fabio Giannasi Drinking beer

Cuando sonó esa canción, me di cuenta de una cosa. No necesitaba besar a esa chica. No tenía por qué besar a esa chica. No tenía que olvidarte, no necesitaba que un clavo sacara a otro clavo. No necesitaba que, como decía Quique González, alguien me arrancara de cuajo la pena.  No tenía que forzarme a salir adelante. Ya había salido. Había sido un túnel muy largo, estrecho y oscuro por el cual había pasado, con mucha más pena que gloria probablemente. Pero había salido. Ya no había prisa en olvidarte, en estar bien.

Será  cuestión de tiempo que vuelva a encontrar  a alguien que me guste de verdad. La vida siempre te permite estas cosas. Siempre vuelve a darte otra oportunidad. A mí ya me ha dado varias, y no solo en amoríos. Y volverá a haber alguien que me haga reír como hacías tú. Alguien a quien no pueda esperar para ver. Alguien de quien esté todo el santo día pendiente de que me llame o me escriba, gastando la pantalla y la batería de mi móvil. Alguien a quien quiera como te quise a ti.

 

Someone like you.

 

Musica: “Use somebody” de Kings of Leon

Imagen:”Drinking Beer” de Fabio Giannasi

Un comentario en “Use Somebody

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s